"Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista  de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios.Quita, pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad."
                                      Eclesiastes 11:9-10 (RVR 1960)